Lentejas

En cada casa se harán de una manera. This is how I roll.

Esta es una de las cosas que más me suele apetecer comer en cuanto llega el frío o un par de días malos. Hasta la fecha he sido totalmente incapaz de hacer UNA ÚNICA RACIÓN, JAMÁS. Siempre que las hago me salen como cuatro o cinco, así que las congelo quitando la patata (que se queda zapatera al congelar) y pista.

TIEMPO DE PREPARACIÓN: Cinco minutos.

TIEMPO DE COCINADO: Una hora y media, aprox.

VALORACIÓN: 10/10

INGREDIENTES (para unas cuatro raciones GRANDES):

  • 1 diente de ajo.
  • 1/2 cebolla grande.
  • 3 o 4 zanahorias.
  • 1 pimiento verde.
  • 2 tomates.
  • 2 patatas.
  • Lentejas (no os voy a engañar, no las peso, más o menos lo que veis en la foto).
  • 4 chorizos.
  • 1 hoja de laurel.
  • 1 pizca de pimentón.
  • Sal y pimienta negra entera.

Hay quien deja las verduras en trozos grandes, quien las sofríe y luego las tritura, quien las mete en una red y luego las saca (en serio, ¿qué os pasa?). Yo las pico muy pequeñas y las echo tal cual porque al cocinarse luego tanto tiempo se deshacen y no se notan.

Eso, pelamos y partimos por la mitad el ajo. Picamos la cebolla, el puerro (sin lo verde) y el pimiento. Pelamos las zanahorias y las troceamos grandes. Lavamos y partimos los tomates por la mitad.

Ponemos en una olla en crudo las lentejas, el ajo, la cebolla, el puerro, el pimiento y la zanahoria.

Pinchamos los chorizos para que suelten el jugo y los ponemos en la olla.

A esto le rallamos encima los tomates.

Añadimos una pizca de pimentón, unas pimientas enteras, sal, un chorrito de aceite de oliva y una hoja de laurel.

Cubrimos todo con agua. Tendrá esta pinta tan asquerosa.

Calentamos a fuego fuerte hasta que arranquen a hervir y luego bajamos casi al mínimo. Las dejamos que se hagan durante una hora aproximadamente, vigilándolas para que no se agarren (es mucho más fácil que ocurra de lo que parece). Si vemos que se van quedando muy espesas, podemos añadir agua, sin miedo, pero sin pasarnos.

Unos veinte minutos antes de apartarlas, picamos con el cuchillo unas patatas. Picar las patatas es cortarlas como si el cuchillo fuese una navaja y la patata un trozo de pan, metiéndolo solo hasta la mitad y rompiendo, no cortándolas en una tabla. De esta manera, la patata suelta más almidón y espesa el guiso.

Ya está.

Anuncios