Sopa de noodles y pollo

Como no encontré una receta que me convenciese, me inventé esto.

Las verduras que acompañan a esta sopa son las que aparecen aquí porque son las que tenía en mi nevera y las que encontré en el súper. Le puse judías verdes y zanahoria porque me gusta su textura un poco crujiente en contraste con los noodles, cebolla porque SIEMPRE CEBOLLA y rabanitos porque nunca los como y me parecían monísimos (además de que le va bien el regusto ligeramente picante que tienen). Además, añadí al final un poco de brócoli que tenía ya cocido. Feel free de cambiar, poner, quitar las que queráis. Eso sí, imprescible el jengibre.

TIEMPO DE PREPARACIÓN: Unos cinco o diez minutos en cortar la verdura.

TIEMPO DE COCINADO: Unos veinte minutos o media hora en total.

VALORACIÓN: 10/10

INGREDIENTES (para unas tres raciones GRANDES):

  • 1 diente de ajo.
  • 1/2 cebolla roja.
  • 2 zanahorias hermosas.
  • 1 puerro pequeño (solo lo blanco).
  • 1 puñado de judías verdes.
  • 1 tallito de apio.
  • 1/2 pechuga de pollo.
  • 100 – 125 gramos de noodles.
  • 4 o 5 rabanitos.
  • 1 trozo de jengibre del tamaño de un pistacho.
  • 2 vasos de caldo.
  • Salsa de soja.
  • Eneldo.
  • Sésamo.
  • Lima.
  • Sal y aceite de oliva.

Preparamos todos los ingredientes:

Pelamos y picamos el ajo; cortamos la cebolla y el puerro en trozos grandes; lavamos y picamos el apio; pelamos y cortamos la zanahoria en rodajas; limpiamos y cortamos en tiras las judías verdes; lavamos y cortamos en rodajas los rabanitos y cortamos el pollo en trozos pequeños (que no diminutos).

Ponemos aceite en una olla a calentar y sofreímos el ajo, la cebolla y el puerro un par de minutos. Incorporamos la zanahoria y el apio y le damos un par de vueltas con el fuego fuerte (no queremos pochar la verdura, sino que quede dura).

Añadimos el pollo, una cucharadita de sésamo y las judías verdes y dejamos que se dore dos o tres minutos. Echamos un chorrito de salsa de soja, el eneldo y el jengibre rallado y dejamos un par de minutos más.

A esto le ponemos un par de vasos de caldo y agua hasta que lo cubra. Calculad un poco a ojo pensando que después tiene que haber líquido suficiente como para que se hagan unos noodles, pero tampoco tiene que ser una alberca de sopa.

Llevamos a ebullición y bajamos el fuego. Dejamos que se haga unos diez minutos y añadimos los noodles que cocinaremos según el tiempo e instrucciones del paquete (los míos se hicieron en unos tres minutos).

En la foto veis que yo añadí el brócoli que tenía ya cocido.

Servimos acompañada de un trozo de lima para exprimir y os garantizo que, incluso los no amantes de las insípidas sopas orientales como yo, repetiréis. Más que nada porque de oriental tiene lo que yo de china.

Anuncios